Buscar

¿Qué está pasando con el riesgo país del Ecuador?

La literatura económica moderna recoge algunos de los trabajos realizados por académicos para modelar el riesgo que se produce en las decisiones financieras. El primer modelo matemático desarrollado para estructurar un portafolio de inversiones que combine riesgo y rendimiento fue publicado en la Gaceta Financiera por el profesor Harry Markowitz por el año 1952. Con el paso del tiempo, en 1960 el profesor William Sharpe simplificó el algoritmo matemático e introdujo un coeficiente de medición del riesgo que lo denominó Beta.


El riesgo del mercado tenía un Beta de 1.0 lo implicaba que activos con Betas mayores a la unidad eran más volátiles que los rendimientos de mercado, es decir conllevaban mayor riesgo. Para valuar las inversiones individuales y las que conforman parte de un portafolio, desarrolló un modelo para explicar cómo el mercado los valúa dividiendo el riesgo en aquel que no se puede diversificar y es inherente al mercado conocido como riesgo sistémico y aquel que viene dado por cada sector y puede ser diversificado escogiendo Betas con correlaciones negativas.


Los profesores Markowitz y Sharpe, recibieron en 1990 el Premio Nobel en economía por su contribución a la ciencia de la economía financiera. Desde esas fechas hasta nuestros días, se han publicado varios trabajos académicos tratando de mejorar la medición del riesgo conforme los datos sobre el comportamiento de los mercados va mejorando. Con relación al coeficiente que mide el llamado riesgo país definido como la percepción que tienen los inversionistas sobre la capacidad que tiene un país de honrar sus obligaciones externas, nace a partir de la década de los noventa cuando los países emergentes comienzan a emitir bonos de deuda soberana luego del canje de las deudas comerciales con los llamados Bonos Brady y luego con la emisión de Bonos Globales.


El algoritmo matemático fue desarrollado por el banco de inversión J.P. Morgan, y mide los rendimientos de los bonos de los países emergentes sobre la tasa de rendimiento del bono del tesoro americano a diez años plazo considerada como tasa libre de riesgo y se lo expresa en puntos básicos. Cien puntos básicos equivale a 1% anual de rendimiento. Así por ejemplo, si la tasa del tesoro americano expresada en puntos básicos es 64 y el riesgo país de un emisor emergente es 200 puntos básicos, el cupón del bono de este último debería ser igual a 264 puntos básicos o equivalente a una tasa de cupón de 2,64% anual. Mientras más bajo el índice de riesgo país, más baja es la percepción de riesgo que tienen los inversionistas con relación al país emisor y menor será la tasa de interés que devengará el instrumento.


El Ecuador, desde el default del año 2008-2009, exhibe altos índices de riego país, lo que ha significado que desde el año 2014 que regresó a los mercados internacionales de deuda ha tenido que pagar altas tasas de interés en sus bonos a pesar que las tasas de interés internacionales estaban cercanas a cero o en muchos casos negativas. En esas circunstancias, los inversionistas extranjeros compraron bonos ecuatorianos sabiendo que los mismos tenían altas tasas de interés que significaban un riego alto de no poder honrar a futuro sus obligaciones.


En el presente año, el Ecuador tuvo que reconocer ante sus acreedores que no tenía la liquidez suficiente para pagar los vencimientos por lo cual diseñó una estrategia para reestructurar la deuda lo que le permitió diferir pagos y bajar el valor presente neto de la misma. Sin embargo, anunciada la culminación de la reestructuración, se esperaba una reacción positiva de los mercados que se reflejara en una baja sustancial en el riesgo país como aconteció en el año 2000, en donde el indicador, después de reestructurada la deuda, cayó de 4.750 a 1.250 puntos básicos. En esta ocasión hubo una pequeña caída luego del anuncio, pero luego se estancó y más bien comenzó a subir levemente fluctuando alrededor de 2.750 puntos básicos.


Entonces la pregunta de rigor es ¿Por qué se ha dado esta situación?, la respuesta es que los mercados todavía tienen dudas sobre la capacidad de pago del Ecuador a pesar de la reestructuración acordada, ya que las necesidades de financiamiento de las cuentas públicas para los próximos años son inmensas y para Ecuador los mercados de dinero están cerrados. Además, no se cuenta con un programa financiero aprobado por el FMI y otras multilaterales, por lo cual en esas circunstancias, la expectativa del mercado es que el país en un futuro regrese a la mesa de negociaciones pidiendo términos adicionales. Por lo cual, dada las condiciones actuales, no esperemos una baja radical del riesgo país hasta que se adopten las medidas estructurales que se requieren, las mismas que deberán estar acompañadas por un plan de reactivación que permita crecer a la economía sostenidamente en los próximos años.


  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Gris Icono de YouTube

© Copyright 2005-2019 Fundación Ecuador Libre.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción no autorizada de los contenidos de Ecuador Libre.

EL FUTURO SE PIENSA HOY

  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Gris Icono de YouTube