Buscar

Sostenibilidad de las Finanzas Públicas




Gracias a los medios de comunicación y a las redes sociales existe abundante información sobre el contenido de la Proforma Presupuestaria para el 2019 presentada por el Ejecutivo a fines del mes de octubre pasado y devuelta por la Asamblea en los últimos días de noviembre con 17 observaciones. Las observaciones se han centrado en las insuficientes asignaciones a diferentes instituciones que según los legisladores merecen más recursos. Debido a esta situación un Ministro renunció por no estar de acuerdo con el monto del presupuesto que el Ministerio de Finanzas le asignó a su cartera de Estado. En definitiva, las críticas se han centrado en la suma y resta de recursos soslayando la importancia que tiene el presupuesto del Gobierno Central para la conducción económica del país y que merece cambios estructurales profundos. En el siguiente cuadro resumen, se puede observar los montos que se requieren para pagar por los servicios a la burocracia; los recursos que se necesitan para importar combustibles, y los dineros necesarios para servir la deuda pública.





Para el presente análisis, se han seleccionado estos tres rubros, porque son los que más peso tienen en el Presupuesto y en las necesidades de financiamiento, y sobre los cuales hay que tomar decisiones tendientes a reducir los montos anuales. Si tomamos el total de los tres rubros y los dividimos para los ingresos proyectados en la Proforma para el 2019, se obtiene que se requieren 94,3 centavos de esos ingresos para financiar cada dólar de gasto. Esta situación es insostenible para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y para contener el demencial endeudamiento público. Ante esta situación, la pregunta de rigor es ¿qué hacer?


Con relación a los sueldos y salarios, que es el de los tres el rubro más alto, se debe establecer un coeficiente con relación al PIB como meta a alcanzar durante la programación trianual que concluye en el año 2021. Ese coeficiente, debería ubicarse como máximo en el 6,5% del PIB, lo que significaría una reducción de aproximadamente $2.000 millones con relación al rol de pagos actual o lo que sería equivalente al 2% del PIB proyectado.


El segundo rubro que hace relación al servicio de la deuda pública y que consume y desvía importantes recursos públicos, se debe actuar de inmediato para reducir su monto, para lo cual se hace necesario reestructurar la deuda pública. Ante esta situación, el gobierno debería elaborar una propuesta dirigida principalmente a los tenedores de los Bonos Globales y al Gobierno de la República Popular de China, para reestructurar las deudas de tal forma que permita diferir las amortizaciones y bajar las tasas de interés, para aliviar la presión que los pagos ejercen sobre los ingresos y las necesidades de financiamiento.


Finalmente, en el tema de la importación de combustibles, se debe aclarar que el monto estimado en la Proforma por el Gobierno de $4.841 está sobredimensionado, ya que, guardando una equivalencia con años anteriores, el monto total para el 2019 no superaría los $4.000 millones. Además, esa cantidad no representa el monto del subsidio sino el costo de importar, por lo cual a esa cantidad hay que restarle los ingresos por venta interna de los derivados importados que generarían aproximadamente $2.000 millones, por lo cual el subsidio proyectado para el 2019 sería de $2.000 millones. Una cifra igual de astronómica. Por lo cual, para aliviar la presión a la caja fiscal se debería permitir al sector privado importar y comercializar los diferentes combustibles, para lo cual se requiere fijar una fórmula para calcular el precio interno de venta que debería estar en función del precio internacional del petróleo y los costos internos. Además, Petroecuador no tendría que subsidiar el precio del petróleo que utilizan las refinerías incrementando sus ingresos para financiar sus actividades en beneficio de la economía del país. Si el Gobierno decide mantener ciertos subsidios, lo puede realizar focalizándolos a los sectores que requieren del apoyo del Estado.


Por lo tanto, más allá de la suma y resta de las cifras para cuadrar el presupuesto, se deben tomar medidas que permitan la sostenibilidad fiscal en el futuro.

  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Gris Icono de YouTube